¿Cómo funciona la consultoría de procesos?

Todas las empresas se gestionan a través de controles que ocasionalmente resultan inexistentes, incompletos o que simplemente han sido implementados sin prestar especial atención. Todos los procesos relevantes de la empresa requieren de controles que en ocasiones suelen ser imperfectos, ya sea porque no puede verificarse su correcto funcionamiento o porque simplemente controlan aspectos poco relevantes.

Consultoria_marketing_abanza

¿Cómo me afecta la falta de control interno en los procesos productivos?

La falta de controles o la arbitrariedad de los mismos provocan que la sociedad trabaje de manera ineficaz y sea propensa a graves errores de gestión como puede ser el caso de los límites de crédito otorgados a clientes, el control de nivel de stocks o la gestión de impagos, todas ellas áreas sumamente importantes que quedan a la deriva y provocan pérdidas muy significativas.

Todos y cada uno de los procesos de la sociedad deben de ser clave para el desarrollo de la actividad y deben de estar asignados inequívocamente a cada uno de los trabajadores. Además todos y cada uno de los procesos debe de tener sistemas de control que permitan a terceras personas verificar si se cumplen, o si por el contrario se omiten o presentan errores significativos.

En Abanza nos encargamos de realizar el mapa de procesos de tu sociedad para determinar que procedimientos de control interno se están aplicando. Esto nos permite crear nuevos controles, implementar  aquellos que consideramos válidos y eliminar aquellos que resultan inútiles. Una vez hecho esto, procedemos al diseño de los manuales de control interno y posteriormente, a su puesta en marcha y verificación.

Una vez elaborados los manuales de control interno ya disponemos de una eficaz herramienta que permite delimitar las tareas y sub tareas existentes y exponer de manera clara y concisa cómo deben desarrollarse los controles, que documentos se generan durante el proceso, y cómo éstos se controlan.

La consultoría de procesos optimiza los factores productivos de la empresa, asignando responsables a tareas concretas y bien instrumentadas y generando un considerable ahorro en la cuenta de resultados a medio y largo plazo.